Acuerdo entre padres e hijos para regular el uso del smartphone

Estamos de acuerdo en que es un lujo y una ventaja el mantener una comunicación instantánea con nuestros hijos, además de otras funciones interesantes que ofrece el uso de un smartphone, como la geolocalización y el envío de mensajes.

Y es que el uso de un teléfono móvil conectado a internet en la población más joven, se ha extendido en los últimos tres años a un ritmo vertiginoso, rebajándose la edad mínima de uso hasta los 9 o 10 años como algo habitual en las familias, teniendo acontecimientos importantes en la vida del niño como situación idónea para el regalo del mismo, ya sea un cumpleaños, un regalo en épocas de Navidad o las inminentes fechas de las Comuniones.

Otra situación muy corriente es, al término del curso escolar, premiar a los niños con un smartphone en forma de incentivo.

No vamos a entrar en la controversia de si es lo más apropiado o no, todo lo contrario. Vamos a abordar la situación con unos consejos que creemos indispensables para mantener la seguridad y privacidad de nuestros hijos en el uso cotidiano de un smartphone con la firma de un documento, el cual podrás descargar en este mismo artículo.

Se trata de unos acuerdos en forma de lista de puntos importantes sobre los que conviene reflexionar entre padres e hijos. Dicho documento puede firmarse y colocarse en un lugar visible en nuestro hogar a fin de recordatorio y de repaso de las normas, como un símbolo de compromiso entre ambas partes.

Lógicamente este documento es muy limitado, y sólo recoge unas normas mínimas y básicas que creemos esenciales, así serán más fáciles de asimilar por los más jóvenes de la casa, los cuales ya sabemos que les cuesta retener normas básicas. A los ojos de los más pequeños, se darán cuenta de que sus padres se preocupan por ellos y que están abiertos al diálogo.

No olvidemos que internet es una extensión del mundo real, dejando ya lo virtual en un segundo o tercer plano, ya que allí se interactúa con personas reales. Aquí lo único virtual es la ubicación donde suceden dichas interacciones. Así que es como si dejamos a nuestro hijo totalmente desvalido a cualquier hora del día en una calle desconocida de otra ciudad sin control alguno del mismo. Piénsenlo.

El documento está elaborado el Grupo S2 de ciberseguridad y publicado en su blog hijosdigitales.es.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *